Now Reading
El Son cubano lleva la esencia abakuá

El Son cubano lleva la esencia abakuá

son-cubano

Ignacio Piñeiro introduce elementos de la orquestación abakuá a los coros de clave y a los sextetos del Son cubano.

El 8 de mayo, la Isla celebra el día del Son cubano y nuestra revista Cartelera recuerda los cimientos de este ritmo nacional.

Las Sociedades Secretas Abakuá surgen y se organizan desde el pueblo marítimo de Regla a partir de 1836 cuando se trajeron a los esclavos de la región del Calabar en Nigeria y son, hasta hoy, exclusivas de La Habana y Matanzas.

Sus secretos, que incluyen los asuntos de la música, permanecen celosamente resguardados, pero se han introducido por los okobios (hermanos o miembros) pertenecientes a esas Potencias Abakuá (fraternidades).

En ellas, una larga lista de destacados artistas del pentagrama han protagonizado y protagonizaron la creación musical, destacándose en la rumba y el son.

El género musical “son” que lleva en su esencia “lo más sublime para el alma divertir” debería verse como “ritmo son” y “género son”.

Esta es una distinción que al bailador y consumidor de esta música poco le interesa, pero que sería necesaria para defenderlo como patrimonio cultural.

El ritmo Son resulta obvio, ha estado en existencia desde mucho antes a lo que se asegura, no solo en la región oriental, sino en todo el archipiélago cubano.

Ahora, cuando hablamos de “ritmo de son” debe entenderse un tiempo de 2×4 con influencias mayoritariamente conga o calabarí.

Además, con diferentes instrumentaciones que conllevan las alternancias de textos o estribillos, la polirritmia característica, la típica síncopa con la debida anticipación del contrabajo y el metro ritmo de la clave.

Este último portador del cacareado “cinquillo” que se sabe es heredado de África.

El musicólogo Leonardo Acosta propuso convincentemente que los “ritmos de sones” tuvieron su cristalización en género del “Son cubano” en La Habana con la creación de los septetos de sones.

See Also
Elena-Beatriz-Corujo-Dominicana-Premio

A este formato instrumental le corresponde por antonomasia la consumación de este género musical propio de la capital cubana.

El mayor contribuyente de este proceso de consolidación, así como su mejor exponente y que de paso lo convirtiera en “clásico”, fue Ignacio Piñeiro Martínez.

Piñeiro introdujo los toques abakuá y le adicionó la poesía, por lo que en 1928 se reconoció como El poeta del son.

La celebración del Día del Son cubano el 8 de mayo, que estará dedicado en 2022 justamente a Piñeiro, es motivo de orgullo para quienes nacimos en esta tierra.

Por ello, es menester seguir develando los aspectos que contribuyeron al largo proceso de su creación.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top