Now Reading
Eternamente la Nueva Trova

Eternamente la Nueva Trova

Pablo Milanés_Cuba_Concierto_2022 (4)

A la memoria de Pablo Milanés, gran exponente de la Nueva Trova.

Mis 22 años fue la primera canción del movimiento musical y poético que se nombraría, lustro y tanto después, Nueva Trova Cubana.

Cuando en el verano de 1965 Pablo Milanés subió las escaleras hacia la azotea de su prima en el municipio habanero de San Miguel del Padrón verdaderamente estaba escalando a la Historia. Ese día compuso Mis 22 años.

La obra no es exacta y explícitamente un “arte poética”, o sea, una canción que reflexiona sobre la propia canción y su estética.

Sin embargo, algo de eso posee, pues, tras la meditación existencial que expresa, el autor coloca un verso clave.

Y lo coloca no solo para la manifestación de su vivencia personal, sino también para la definición de toda la música trovadoresca por venir: y de aquí sale mi canción.

¿De dónde sale la canción de la Nueva Trova?

Obviamente, del propio desarrollo de la cancionística del patio, desde la trova tradicional hasta el feeling, pasando por el son.

Y es que el nuevo movimiento asume y redimensiona disímiles géneros como la guajira, el son e, incluso, la balada.

También surgió como la parte cubana del movimiento internacional de la nueva canción europea y latinoamericana, germinado en los años 60.

Dicho movimiento se propuso, entre otros aspectos, revisitar la tradición musical más autóctona de los países y cuidar el valor literario de los textos.

Por otra parte, la canción protesta norteamericana fue también fuente nutricia de nuestros neotrovadores, interesados en insuflar una dimensión política a sus creaciones, como ya en Cuba habían hecho trovadores como Sindo Garay.

Un ejemplo de eso es el hecho de que antes de acabar la década del 60 ya Silvio Rodríguez había compuesto La canción de la trova, homenaje al devenir trovadoresco.

Había compuesto también ¿Cuántas veces al día? y la enorme La era está pariendo un corazón, obras con una marcada influencia de Bob Dylan.

Y, hablando de dicho cantautor, resulta oportuna una reflexión vinculada a un aporte esencial de la Nueva Trova no diré a la música, sino al arte y la cultura cubana todas: la prodigiosa estatura poética de sus letras.

Por supuesto que en nuestra música anterior hubo muchísimos textos espléndidos, pero con el nuevo movimiento arriba al contexto cubano el “cantor de textos”.

Sin embargo, aunque al cantautor canadiense Leonard Cohen se le otorgó el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y al mencionado norteamericano Bob Dylan el Nobel de Literatura, la “república literaria”, las instituciones y la academia cubanas se han mostrado de manera general conservadoras en lo referido al estatus literario de las letras de canciones.

Ya Silvio Rodríguez fue nominado una vez al Príncipe de Asturias de las Letras; cualquier mañana amanecemos con la noticia de que le fue entregado este u otro premio literario de alta envergadura internacional y en su propio patio nada o poco todavía.

Hablo de Silvio como el más probable candidato a ser galardonado en el campo literario obviamente por la valía estética de sus letras.

También porque, con la muerte en días recientes de Pablo Milanés, es el único poeta-cantor que nos queda vivo de aquellos tres (Silvio, Pablo y Noel Nicola).

See Also
Cuba-Sabe-2022

Los tres fueron padres fundadores que protagonizaron en 1968 el primer concierto grupal de la joven corriente de la “canción protesta” en Casa de las Américas.

Ese fue el germen del Movimiento de la Nueva Trova, fundado en Manzanillo en 1972, aunque no obtuvo su nombre hasta el año siguiente.

Al cabo de 50 años ese nombre, ¿a cuántas generaciones de trovadores es aplicable?

¿A nivel terminológico la promoción de los años 80 sería “novísima” y las posteriores “posnovísimas”?

Parafraseando a Bob Dylan la respuesta aún está en el viento, reto para investigadores.

Pero más allá del nombre, el legado de la Nueva Trova es eterno, no sabe qué es la muerte.

Lo dijo Pablo Milanés, cuyo cuerpo enterramos pronto, a sus 22 años:

Y en cuanto a la muerte amada le diré si un día la encuentro: adiós, que de ti no tengo interés en saber nada, nada.

Por Yosvel Hernández Alén

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top