Now Reading
La Caridad, un teatro parisino al centro de Cuba

La Caridad, un teatro parisino al centro de Cuba

Edificio del teatro-La-Caridad

Buena parte de las armas, uniformes y medicamentos de las Guerras de Independencia fue enviada por la patriota Marta Abreu desde París, ciudad que la enamoró tanto como su natal Santa Clara donde hoy todavía es llamada La Benefactora. Fue por ello que cuando financió -entre tantas obras públicas- el Teatro La Caridad, buscó una semejanza entre el nuevo coliseo y las grandes salas de la capital francesa.

Aunque muchos de los materiales empleados fueron de importación, como el mármol blanco inglés o el acero estadounidense, el proyecto arquitectónico, diseño de interiores, decoración y mano de obra corrieron todos a cargo de cubanos.

La Caridad, Monumento Nacional

Esta obra arquitectónica, considerada hoy Monumento Nacional, cumple por estos días 135 años de inaugurada y mantiene el esplendor de su estilo neoclásico, tras las dos grandes restauraciones que vivió en 1964 y en 2007 que permitieron corregir las inadecuadas reformas de la etapa neocolonial.

A lo largo de este tiempo, artistas cubanos y extranjeros como Enrico Carusso, Libertad Lamarque, Rosa Fornés, Alicia Alonso, Chucho Valdés o la compañía de Lola Flores han hecho llenarse los más de 500 asientos que conforman su lunetario.

See Also
Cartel de baila-en-cuba-por-el-triunfo, Isla de cuba

Asientos rojos, vista del Interior del teatro La Caridad

La Caridad, además de ser un sitio de grandes eventos, funge como sede de ensayos y representaciones habituales de todas las compañías provinciales que radican en la ciudad. Es también un lugar en constante evolución y movimiento, que cuenta también con una cafetería, un restaurante, un salón de baile y un “malecón”, como le llaman a su muro perimetral al que va a reunirse la juventud de la ciudad.   

Dicho teatro es, además, uno de los pocos que mantiene aún el sistema de la ventilación natural, a través de sus numerosas ventanas que crean un “tiro de aire” con sus grandes puertas arqueadas, por donde cada noche pasa el público al escuchar los tres toques de campana para dar comienzo a cada función, tradición española que todavía hoy se mantiene.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Scroll To Top